Fallece el Padre Marco Tulio Murillo...

CAPACITACION INSTITUTO NIVEL 11...

Martes

Martes, 27 de octubre de 2020

 
  Lecturas:

Efesios 5, 21-33
Es éste un gran misterio: y yo lo refiero a Cristo y a la Iglesia

Hermanos: Sed sumisos unos a otros con respeto cristiano. 

Las mujeres, que se sometan a sus maridos como al Señor; porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la Iglesia; él, que es el salvador del cuerpo. Pues como la Iglesia se somete a Cristo, así también las mujeres a sus maridos en todo. 

Maridos, amad a vuestras mujeres como Cristo amó a su Iglesia. 

Él se entregó a sí mismo por ella, para consagrarla, purificándola con el baño del agua y la palabra, y para colocarla ante sí gloriosa, la Iglesia, sin mancha ni arruga ni nada semejante, sino santa e inmaculada. Así deben también los maridos amar a sus mujeres, como cuerpos suyos que son. 

Amar a su mujer es amarse a sí mismo. Pues nadie jamás ha odiado su propia carne, sino que le da alimento y calor, como Cristo hace con la Iglesia, porque somos miembros de su cuerpo. 

"Por eso abandonará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer y serán los dos una sola carne." 

 

Es éste un gran misterio: y yo lo refiero a Cristo y a la Iglesia. 

En una palabra, que cada uno de vosotros ame a su mujer como a sí mismo, y que la mujer respete al marido.  


Salmo responsorial: 127
Dichosos los que temen al Señor.

Dichoso el que teme al Señor / y sigue sus caminos. / Comerás del fruto de tu trabajo, / serás dichoso, te irá bien. R. 

Tu mujer, como parra fecunda, / en medio de tu casa; / tus hijos, como renuevos de olivo, / alrededor de tu mesa. R. 

Esta es la bendición del hombre / que teme al Señor. / Que el Señor te bendiga desde Sión, / que veas la prosperidad de Jerusalén / todos los días de tu vida. R. 


 Lucas 13, 18-21  

Crece el grano, y se hace un arbusto

En aquel tiempo, Jesús decía: "A qué se parece el reino de Dios? ¿A qué lo compararé? Se parece a un grano de mostaza que un hombre toma y siembra en un huerto; crece, se hace un arbusto y los pájaros anidan en sus ramas. Y añadió: A qué compararé el Reino de Dios? Se parece a la levadura que una mujer toma y mete en tres medidas de harina, hasta que todo fermenta".  


  REFLEXIÓN
 

Un conocido refrán dice: "matrimonio y mortaja del cielo baja" y algunas personas añaden: "y en la tierra se trabaja". Haciendo referencia a la voluntad de Dios en esta relación y a la responsabilidad de las personas para cultivarla. Parece que el matrimonio, actualmente, no goza de buena fama. Será necesario matizar las expresiones de Pablo para comprenderlas mejor porque él sigue los códigos familiares de su época. El matrimonio es imagen del amor de Jesucristo por la Iglesia, una vocación de servicio en dónde brilla el respeto, la confianza, la comunicación y la fe. 

Jesús ofrece una nota distintiva del Reino en dos parábolas, comparándolo con la semilla de mostaza que, con el paso del tiempo, se convierte en un arbusto donde anidan los pájaros. Lo compara, también, con la levadura que fermenta la masa. Claramente, Jesús está afirmando el dinamismo del Reino que, siendo pequeño, tiene la virtud de crecer y fermentar a toda la humanidad. ¿Tu matrimonio es fermento de amor en la vida de la comunidad?  

 
 Fuente: Servicios Koinonía

Whatsapp Whatsapp LinkedIn Pinterest LinkedIn LinkedIn
Video lateral - 10
Boletín
Nombre:
Correo electrónico:
Galeria de Video - General
Recomendados y Asesorias
Recomendados - UNO DOS

Asesorías - UNO DOS
Galeria Fotografica
 


Sugerencias Semanales

Recomendados -UNODOS

Asesorías -UNODOS

Boletín Semanal