CAPACITACION INSTITUTO mayo 2021...

Sábado

Sábado, 15 de mayo de 2021  
 
Lecturas:


Hechos 18,23-28
Apolo demostraba con la Escritura que Jesús es el Mesías

Pasado algún tiempo en Antioquía, emprendió Pablo otro viaje y recorrió Galacia y Frigia, animando a los discípulos. Llegó a Éfeso un judío llamado Apolo, natural de Alejandría, hombre elocuente y muy versado en la Escritura. Lo habían instruido en el camino del Señor, y era muy entusiasta; aunque no conocía más que el bautismo de Juan, exponía la vida de Jesús con mucha exactitud.

Apolo se puso a hablar públicamente en la sinagoga. Cuando lo oyeron Priscila y Aquila, lo tomaron por su cuenta y le explicaron con más detalle el camino de Dios. Decidió pasar a Acaya, y los hermanos lo animaron y escribieron a los discípulos de allí que lo recibieran bien. Su presencia, con la ayuda de la gracia, contribuyó mucho al provecho de los creyentes, pues rebatía vigorosamente en público a los judíos, demostrando con la Escritura que Jesús es el Mesías. 

Salmo responsorial: 46
Dios es el rey del mundo.

Pueblos todos, batid palmas, / aclamad a Dios con gritos de júbilo; / porque el Señor es sublime y terrible, / emperador de toda la tierra. R.

Porque Dios es el rey del mundo: / tocad con maestría. / Dios reina sobre las naciones, / Dios se sienta en su trono sagrado. R.

Los príncipes de los gentiles se reúnen / con el pueblo del Dios de Abrahán; / porque de Dios son los grandes de la tierra, / y él es excelso. R. 


 Juan 16,23b-28   
 
El Padre os quiere, porque vosotros me queréis y creéis
 

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "Yo os aseguro, si pedís algo al Padre en mi nombre, os lo dará. Hasta ahora no habéis pedido nada en mi nombre; pedid, y recibiréis, para que vuestra alegría sea completa. Os he hablado de esto en comparaciones; viene la hora en que ya no hablaré en comparaciones, sino que os hablaré del Padre claramente. Aquel día pediréis en mi nombre, y no os digo que yo rogaré al Padre por vosotros, pues el Padre mismo os quiere, porque vosotros me queréis y creéis que yo salí de Dios. Salí del Padre y he venido al mundo, otra vez dejo el mundo y me voy al Padre."  


 
  REFLEXIÓN
 

Jesús se manifiesta como intercesor de sus seguidores. “Lo que pidan en mi nombre el Padre se lo dará”… sin embargo, líneas más adelante dirá que el Padre concederá lo que se le pida sin su intermediación porque por encima de todo está el amor. Puede parecer que esto no siempre funciona. A veces se pide a Dios algo que se considera urgente, pero Dios “guarda silencio” y eso lleva a que se dude de su bondad. La cuestión es si lo que se pide está dentro del plan salvífico de Dios. En otros pasajes Jesús dice “pidan el Espíritu Santo y les será dado” Pedir el Espíritu Santo es pedir el don del discernimiento y la decisión. Hay que pedir que nos de la fortaleza, la iluminación, el discernimiento y la voluntad para hacer lo que nos corresponde como seres humanos y creyentes. Y, sobre todo pedir que “se haga su voluntad” y no el capricho o el deseo egoísta. ¿Cómo sueles pedir en la oración?  


 
Fuente: servicios koinonía
Whatsapp Whatsapp LinkedIn Pinterest LinkedIn LinkedIn
Video lateral - 10
Boletín
Nombre:
Correo electrónico:
Galeria de Video - General
Recomendados y Asesorias
Recomendados - UNO DOS

Asesorías - UNO DOS
Galeria Fotografica
 


Sugerencias Semanales

Recomendados -UNODOS

Asesorías -UNODOS

Boletín Semanal