Fallece el Padre Marco Tulio Murillo...

CAPACITACION INSTITUTO NIVEL 11...

Jueves

Jueves, 29 de octubre de 2020


Lecturas:

Efesios 6, 10-20
Tomad las armas de Dios, para poder mantener las posiciones

Hermanos: Buscad vuestra fuerza en el Señor y en su invencible poder. Poneos las armas que Dios os da, para poder resistir a las estratagemas del diablo, porque nuestra lucha no es contra hombres de carne y hueso, sino contra los principados, autoridades y poderes que dominan este mundo de tinieblas, contra las fuerzas sobrehumanas y supremas del mal. 

Por eso, tomad las armas de Dios, para poder resistir en el día fatal y, después de actuar a fondo, mantener las posiciones. Estad firmes, repito: abrochaos el cinturón de la verdad, por coraza poneos la justicia; bien calzados para estar dispuestos a anunciar el Evangelio de la paz. Y, por supuesto, tened embrazado el escudo de la fe, donde se apagarán las flechas incendiarias del malo. Tomad por casco la salvación y por espada la del Espíritu, es decir, la palabra de Dios, insistiendo y pidiendo en la oración. 

Orad en toda ocasión con la ayuda del Espíritu. Tened vigilias en que oréis con constancia por todos los santos. Pedid también por mí, para que Dios abra mi boca y me conceda palabras que anuncien sin temor el misterio contenido en el Evangelio, del que soy embajador en cadenas. Pedid que tenga valor para hablar de él como debo. 


Salmo responsorial: 143
Bendito el Señor, mi Roca

Bendito el Señor, mi Roca, / que adiestra mis manos para el combate, / mis dedos para la pelea. R. 

Mi bienhechor, mi alcázar, / baluarte donde me pongo a salvo, / mi escudo y mi refugio, / que me somete los pueblos. R. 

Dios mío, te cantaré un cántico nuevo, / tocaré para ti el arpa de diez cuerdas: / para ti que das la victoria a los reyes, / y salvas a David, tu siervo. R.  

 

 Lucas 13, 31-35  

No cabe que un profeta muera fuera de Jerusalén

En aquella ocasión, se acercaron unos fariseos a decirle: "Márchate de aquí, porque Herodes quiere matarte." 

Él contestó: "Id a decirle a ese zorro: "Hoy y mañana seguiré curando y echando demonios: pasado mañana llego a mi término." Pero hoy y mañana y pasado tengo que caminar, porque no cabe que un profeta muera fuera de Jerusalén. 

¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas y apedreas a los que se te envían! ¡Cuántas veces he querido reunir a tus hijos, como la clueca reúne a sus pollitos bajo las alas! Pero no habéis querido. Vuestra casa se os quedará vacía. Os digo que no me volveréis a ver hasta el día que exclaméis: "Bendito el que viene en nombre del Señor.""  


 
  REFLEXIÓN
 
América Latina ha tenido una historia martirial en la que abundan los nombres de indígenas, líderes sociales, religiosas, sacerdotes e incluso obispos como Oscar Arnulfo Romero en San Salvador y Juan José Gerardi en Guatemala. La mente y el corazón de los poderosos se ha cerrado al anuncio del Evangelio de Dios. 

Los escribas, en el texto evangélico, previenen a Jesús: vete de aquí porque Herodes quiere matarte. A pesar de la amenaza que circulaba en el medio ambiente, Jesús se mantiene firme: "Vayan a decir a ese zorro... que debo continuar mi viaje". Jesús se ha determinado a cumplir la voluntad del Padre. Se mantiene fiel y se "resiste a las fuerzas del mal", como dice Pablo en la primera lectura. Finalmente, Jesús se lamenta de la dureza del corazón de los habitantes de Jerusalén: "cuántas veces quise reunir a tus hijos como la gallina a los pollitos... y tú no quisiste". ¿Conoces a algunas personas que hayan entregado su vida por el evangelio? ¿Puedes hacer una oración por los Mártires de América Latina?  

 

 
 Fuente: Servicios Koinonía
Whatsapp Whatsapp LinkedIn Pinterest LinkedIn LinkedIn
Video lateral - 10
Boletín
Nombre:
Correo electrónico:
Galeria de Video - General
Recomendados y Asesorias
Recomendados - UNO DOS

Asesorías - UNO DOS
Galeria Fotografica
 


Sugerencias Semanales

Recomendados -UNODOS

Asesorías -UNODOS

Boletín Semanal