Quédate en casa...

Jueves

Jueves, 13 de agosto de 2020


Lecturas:

Ezequiel 12, 1-12
Emigra a la luz del día, a la vista de todos

Me vino esta palabra del Señor: Hijo de Adán, vives en la casa rebelde: tienen ojos para ver, y no ven; tienen oídos para oír, y no oyen; pues son casa rebelde. Tú, hijo de Adán, prepara el ajuar del destierro y emigra a la luz del día, a la vista de todos; a la vista de todos, emigra a otro lugar, a ver si lo ven; pues son casa rebelde. 

Saca tu ajuar, como quien va al destierro, a la luz del día, a la vista de todos, y tú sal al atardecer, a la vista de todos, como quien va al destierro. 

A la vista de todos, abre un boquete en el muro y saca por allí tu ajuar. Cárgate al hombro el hatillo, a la vista de todos, sácalo en la oscuridad; tápate la cara, para no ver la tierra, porque hago de ti una señal para la casa de Israel." 

Yo hice lo que me mandó: saqué mi ajuar como quien va al destierro, a la luz del día; al atardecer, abrí un boquete en el muro, lo saqué en la oscuridad, me cargué al hombro el hatillo, a la vista de todos. 

A la mañana siguiente, me vino esta palabra del Señor: Hijo de Adán, ¿no te ha preguntado la casa de Israel, la casa rebelde, qué es lo que hacías? 

Pues respóndeles: "Esto dice el Señor: Este oráculo contra Jerusalén va por el príncipe y por toda la casa de Israel que vive allí." Di: 

"Soy señal para vosotros; lo que yo he hecho lo tendrán que hacer ellos: Irán cautivos al destierro. 

El príncipe que vive entre ellos se cargará al hombro el hatillo, abrirá un boquete en el muro para sacarlo, lo sacará en la oscuridad y se tapará la cara para que no lo reconozcan." 


Salmo responsorial: 77
No olvidéis las acciones de Dios.

Tentaron al Dios Altísimo y se rebelaron, / negándose a guardar sus preceptos; / desertaron y traicionaron como sus padres, / fallaron como un arco engañoso. R. 

Con sus altozanos lo irritaban, / con sus ídolos provocaban sus celos. / Dios lo oyó y se indignó, / y rechazó totalmente a Israel. R. 

Abandonó sus valientes al cautiverio, / su orgullo a las manos enemigas; / entregó su pueblo a la espada, / encolerizado contra su heredad. R.  

 

 Mateo 18, 21-29  

No te digo que perdones hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete

En aquel tiempo, acercándose Pedro a Jesús, le preguntó: "Señor, si mi hermano me ofende, ¿cuántas veces le tengo que perdonar? ¿Hasta siete veces?". Jesús le contestó: "No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete".

Y les propuso esta parábola: "Se parece el Reino de los cielos a un rey que quiso ajustar cuentas con sus empleados. Al empezar a ajustarlas, le presentaron uno que debía tres mil talentos. Como no tenía con qué pagar, el señor mandó que lo vendieran a él con su mujer y sus hijos y todas sus posesiones, y que pagara así. El empleado, arrojándose a sus pies, le suplicaba diciendo: "Ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo". El señor tuvo lástima de aquel empleado y lo dejó marchar, perdonándole la deuda. Pero, al salir, el empleado aquel encontró a uno de sus compañeros que le debía cien denarios, y, agarrándolo, lo extrangulaba diciendo: "Págame lo que me debes". El compañero, arrodillándose a sus pies, le rogaba diciendo: "Ten paciencia conmigo, y te lo pagaré".

Pero él se negó, y fue y lo metió en la cárcel hasta que pagara lo que debía. Sus compañeros, al ver lo ocurrido, quedaron consternados y fueron a contarle a su señor todo lo sucedido. Entonces el señor lo llamó y le dijo: "¡Siervo malvado! Toda aquella deuda te la perdoné porque me lo pediste. ¿No debías tú también tener compasión de tu compañero, como yo tuve compasión de ti?". Y el señor, indignado, lo entregó a los verdugos hasta que pagara toda la deuda. Lo mismo hará con vosotros mi Padre del cielo si cada cual no perdona de corazón a su hermano". Cuando acabó Jesús estos discursos, partió de Galilea y vino a la región de Judea, al otro lado del Jordán.  

 
  REFLEXIÓN
 
La propuesta de Jesús rompe hasta con la ley natural. Al ser humano, desde su estructura natural, se le hace imposible experimentar el perdón. La ley del Talión “ojo por ojo, diente por diente”, no es una ley exclusivamente judía, sino una ley que domina la conciencia natural de todo hombre y mujer en la historia, pertenezca a la cultura y religión que sea. Quien acoge la propuesta de Jesús, está invitado a asumir su antilógica y a abrazar su causa, rompiendo con la mezquindad de la naturaleza y dar pasos novedosos por la propuesta de humanidad que la Buena Nueva trae. Jesús pide que sus seguidores caminen por nuevas sendas, la del perdón, como una nueva propuesta más allá de la tacañería que enseñaba la religión de su tiempo. Para seguir a Jesús hay que ensanchar la mente y el corazón, para hacer vida su propuesta que lleva al discípulo más allá de los propios límites sociales, culturales, religiosos y morales y lo abre al amor y al perdón universal.   

 
 Fuente: Servicios Koinonía
Whatsapp Whatsapp LinkedIn Pinterest LinkedIn LinkedIn Google+ Google+
Video lateral - 10
Boletín
Nombre:
Correo electrónico:
Galeria de Video - General
Recomendados y Asesorias
Recomendados - UNO DOS

Asesorías - UNO DOS
Galeria Fotografica
 


Sugerencias Semanales

Recomendados -UNODOS

Asesorías -UNODOS

Boletín Semanal