CAPACITACION OCTUBRE...

Viernes

Viernes, 22 de octubre de 2021

 
Lecturas:

Romanos 7,18-25a
¿Quién me librará de este cuerpo presa de la muerte?

Hermanos: Sé muy bien que no es bueno eso que habita en mí, es decir, en mi carne; porque el querer lo bueno lo tengo a mano, pero el hacerlo, no. El bien que quiero hacer no lo hago; el mal que no quiero hacer, eso es lo que hago. Entonces, si hago precisamente lo que no quiero, señal que no soy yo el que actúa, sino el pecado que habita en mí. Cuando quiero hacer lo bueno, me encuentro inevitablemente con lo malo en las manos. En mi interior me complazco en la ley de Dios, pero percibo en mi cuerpo un principio diferente que guerrea contra la ley que aprueba mi razón, y me hace prisionero de la ley del pecado que está en mi cuerpo. En resumen: yo, de por mí, por un lado, con mi razón, estoy sujeto a la ley de Dios; por otro, con mi carne, a la ley del pecado. ¡Desgraciado de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo presa de la muerte? Dios, por medio de nuestro Señor Jesucristo, y le doy gracias.  


Salmo responsorial: 118
Instrúyeme, Señor, en tus leyes.

Enséñame a gustar y a comprender, / porque me fío de tus mandatos. R.

Tú eres bueno y haces el bien; / instrúyeme en tus leyes. R.

Que tu bondad me consuele, / según la promesa hecha a tu siervo. R.

Cuando me alcance tu compasión, viviré, / y mis delicias serán tu voluntad. R.

Jamás olvidaré tus decretos, / pues con ellos me diste vida. R.

Soy tuyo, sálvame, / que yo consulto tus leyes. R. 


 Lucas 12,54-59 
Si sabéis interpretar el aspecto de la tierra y del cielo, ¿cómo no sabéis interpretar el tiempo presente?
 

En aquel tiempo, decía Jesús a la gente: "Cuando veis subir una nube por el poniente, decís en seguida: "Chaparrón tenemos", y así sucede. Cuando sopla el sur decís: "Va a hacer bochorno", y lo hace. Hipócritas: si sabéis interpretar el aspecto de la tierra y del cielo, ¿cómo no sabéis interpretar el tiempo presente? ¿Cómo no sabéis juzgar vosotros mismos lo que se debe hacer?

Cuando te diriges al tribunal con el que te pone pleito, haz lo posible por llegar a un acuerdo con él, mientras vais de camino; no sea que te arrastre ante el juez, y el juez te entregue al guardia, y el guardia te meta en la cárcel. Te digo que no saldrás de allí hasta que no pagues el último céntimo." 

  REFLEXIÓN
 

El tema del Evangelio de hoy es el discernimiento. De ordinario, hemos de reconocer que nos cuesta discernir, porque vemos el rostro de la naturaleza, pero nos cuesta discernir la voluntad del Señor en ella. Por eso mismo, en medio de la realidad de conflictos y confrontaciones, una pauta para el discernimiento es la reconciliación. Frente a la poca apertura, Jesús considera la reconciliación como el camino, antes que la realidad irreversible del juicio. El tiempo de la espera es de testimonio, pero también de discernimiento y reconciliación. La realidad polarizada de nuestros pueblos en muchas ocasiones controlada por monopolios económicos, con afán de lucro, disfrazados de ideologías narcisistas y de falsos ideales políticos, dividen a las personas, olvidándose de luchar contra la injusticia y la opresión. La realidad es un lugar teológico para escuchar estas palabras de Jesús que nos invitan a discernir los signos de los tiempos y reconciliarnos con los hermanos como pauta para construir un mundo justo y en paz.  

 

 Fuente: Servicios Koinonía

Whatsapp Whatsapp LinkedIn Pinterest LinkedIn LinkedIn
Boletín
Nombre:
Correo electrónico:
Video lateral - 10
Galeria de Video - General
Recomendados y Asesorias
Recomendados - UNO DOS

Asesorías - UNO DOS
Galeria Fotografica
 


Sugerencias Semanales

Recomendados -UNODOS

Asesorías -UNODOS

Boletín Semanal