Congreso Internacional SINE 2017...

Jueves

Jueves, 23 de marzo  de 2017 
 

Lucas 11, 14-23

"El que no está conmigo está contra mí "
 
En aquel tiempo, Jesús estaba echando un demonio que era mudo y, apenas salió el demonio, habló el mudo. La multitud se quedó admirada, pero algunos de ellos dijeron: "Si echa los demonios es por arte de Belzebú, el príncipe de los demonios."

Otros, para ponerlo a prueba, le pedían un signo en el cielo. Él, leyendo sus pensamientos, les dijo: "Todo reino en guerra civil va a la ruina y se derrumba casa tras casa. Si también Satanás está en guerra civil, ¿cómo mantendrá su reino? Vosotros decís que yo echo los demonios con el poder de Belzebú; y, si yo echo los demonios con el poder de Belzebú, vuestros hijos, ¿por arte de quién los echan? Por eso, ellos mismos serán vuestros jueces. Pero, si yo echo los demonios con el dedo de Dios, entonces es que el reino de Dios ha llegado a vosotros. Cuando un hombre fuerte y bien armado guarda su palacio, sus bienes están seguros. Pero, si otro más fuerte lo asalta y lo vence, le quita las armas de que se fiaba y reparte el botín. El que no está conmigo está contra mí; el que no recoge conmigo desparrama.

 

Lecturas:
Jeremías 7,23-28

Aquí está la gente que no escuchó la voz del Señor, su Dios.

Salmo responsorial: 94

Ojalá escuchéis hoy la voz del Señor: "No endurezcáis vuestro corazón.
 
     
 

  REFLEXIÓN
 
 
Las redes sociales cibernéticas son auténticos universos de expresiones que explotan sin pausa en todas direcciones. Al parecer, cada quien tiene su propia estrella y busca brillar con luz propia sobre cualquier tópico. Las redes sociales fomentan el sentido de pertenencia social y tienen un gran poder, porque los mensajes que hacen circular tienen incidencia en la realidad inmediata. Hay que celebrar que haya tantas voces y tanta diversidad. Las redes sociales son un magnífico instrumento de comunicación, aunque tienen demonios a exorcizar. Uno de ellos es el de la grandilocuencia y otro es el de la despersonalización, por ejemplo. El evangelio de Jesús invita a tener voz propia, a contar la propia historia a quienes acompañan nuestro caminar de fe, pero no con un afán exhibicionista, sino reflexivamente, como un don de nuestra intimidad personal con Dios, que puede enriquecer a la comunidad de fe y es apoyo recíproco. La propia familia es la base de todo intercambio social, y si en ella no es reconocible el dedo de Dios, quizá necesitemos exorcizarlas. 

 
Fuente: Servicios koinonia
Boletín
Nombre:
Correo electrónico:
Galeria de Video - General
Recomendados y Asesorias
Recomendados - UNO DOS

Asesorías - UNO DOS
Galeria Fotografica


Sugerencias Semanales

Recomendados -UNODOS

Asesorías -UNODOS

Boletín Semanal