Congreso Internacional SINE 2017...

Miercoles

 Miércoles, 21 de junio  de 2017

Mateo 6,1-6.16-18 

 "Tu Padre, que ve en lo escondido, te recompensará"
 
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "Cuidad de no practicar vuestra justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos; de lo contrario, no tendréis recompensa de vuestro Padre celestial. Por tanto, cuando hagas limosna, no vayas tocando la trompeta por delante, como hacen los hipócritas en las sinagogas y por las calles, con el fin de ser honrados por los hombres; os aseguro que ya han recibido su paga. Tú, en cambio, cuando hagas limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha; así tu limosna quedará en secreto, y tu Padre, que ve en lo secreto, te lo pagará.

Cuando recéis, no seáis como los hipócritas, a quienes les gusta rezar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas, para que los vea la gente. Os aseguro que ya han recibido su paga. Tú, cuando vayas a rezar, entra en tu aposento, cierra la puerta y reza a tu Padre, que está en lo escondido, y tu Padre, que ve en lo escondido, te lo pagará. Cuando ayunéis, no andéis cabizbajos, como los hipócritas que desfiguran su cara para hacer ver a la gente que ayunan. Os aseguro que ya han recibido su paga. Tú, en cambio, cuando ayunes, perfúmate la cabeza y lávate la cara, para que tu ayuno lo note, no la gente, sino tu Padre, que está en lo escondido; y tu Padre, que ve en lo escondido, te recompensará.

 
Lecturas:
 
2Corintios 9,6-11

Al que da de buena gana lo ama Dios.
 
Salmo responsorial: 111

Dichoso quien teme al Señor
.

 
  REFLEXIÓN
 
Cualquier religión tiene como objetivo hacer posible el encuentro con Dios. Sin embargo, todo buen propósito podría convertirse en una trampa y cualquier acción podría revelarse engañosa. El evangelio nos coloca ante la disyuntiva de explicitar las motivaciones más profundas de nuestras prácticas religiosas. Para ilustrar sus enseñanzas Jesús apela a las obras de piedad fundamentales de su religión judía: la oración, la limosna, el ayuno. Nosotros podríamos añadir la celebración de la eucaristía y de los otros sacramentos. Sondear el corazón para discernir las expresiones de nuestra piedad y conocer las mociones de nuestro seguimiento de Jesús, es una invitación a vivir de modo auténtico la propia fe. Según Jesús, el encuentro con Dios acontece en lo secreto; cuando nos liberamos de la seducción de las apariencias y ponemos a Dios en el centro de nuestras búsquedas. Por eso, preguntarnos a quién o qué buscamos con nuestra vida religiosa es un buen inicio; y tener el coraje de responder sin tapujos ni ambigüedades nos pone en camino hacia Dios.
 
Fuente: Servicios Koinonia
Boletín
Nombre:
Correo electrónico:
Galeria de Video - General
Recomendados y Asesorias
Recomendados - UNO DOS

Asesorías - UNO DOS
Galeria Fotografica


Sugerencias Semanales

Recomendados -UNODOS

Asesorías -UNODOS

Boletín Semanal