NUEVO OBISPO ...

Novedades de Librería...

XII CONGRESO NACIONAL DE NUEVA EVANGELIZACI...

Miercoles

 Miércoles, 9 de enero de 2019
 

Lecturas:
 

1Juan 4,11-18  

Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros .

 
Salmo responsorial:  71  

Se postrarán ante ti, Señor, todos los pueblos de la tierra   .


  Marcos 6, 45-52   


" Lo vieron andar sobre el lago "
 

Después que se saciaron los cinco mil hombres, Jesús en seguida apremió a los discípulos a que subieran a la barca y se le adelantaran hacia la orilla de Betsaida, mientras él despedía a la gente. Y después de despedirse de ellos, se retiró al monte a orar.  

Llegada la noche, la barca estaba en mitad del lago, y Jesús, solo, en tierra. Viendo el trabajo con que remaban, porque tenían viento contrario, a eso de la madrugada, va hacia ellos andando sobre el lago, e hizo ademán de pasar de largo. Ellos, viéndolo andar sobre el lago, pensaron que era un fantasma y dieron un grito, porque al verlo se habían sobresaltado. Pero él les dirige en seguida la palabra y les dice: "Ánimo, soy yo, no tengáis miedo." Entró en la barca con ellos, y amainó el viento. Ellos estaban en el colmo del estupor, pues no habían comprendido lo de los panes, porque eran torpes para entender .

 
 
  REFLEXIÓN
 
La plenitud del amor de Dios en el creyente es la presencia del Espíritu Santo, quién se distingue por ser una presencia dinámica que mueve a actuar como Dios actúa: amando. Por el contrario, el síntoma más claro de que el creyente no está en comunión con Dios es su falta de amor. El amor cristiano, no es un sentimiento, ni afección, sino una virtud a la que también llamamos caridad; junto con la fe y la esperanza, la caridad conforma la vida espiritual del creyente en comunión progresiva con Dios. La madurez del amor del creyente es como un desplazamiento del foco de atención desde el yo individual y ávido de referencia, al tú, en el que se descubren vínculos unitivos nuevos. Quizá la moción primera para acercarse a Dios sea el interés por evitar la condenación eterna, o los beneficios que su relación pudiera reportarle al alma. Estos motivos, legítimos como son, están todavía centrados en el yo. Y por eso, los santos hablan de la necesidad de purificarlos. ¿De qué requerimos purificar nuestro amor? .
 
Fuente: Servicios Koinonia
Whatsapp Whatsapp LinkedIn Pinterest LinkedIn LinkedIn Google+ Google+
Boletín
Nombre:
Correo electrónico:
Galeria de Video - General
Galeria de Video - Categoría Prueba
Recomendados y Asesorias
Recomendados - UNO DOS

Asesorías - UNO DOS
Galeria Fotografica
 
 
VISITA DEL PAPA FRANCISCO A CHILE Y PERÚ        
   síguelo en vivo!!!
 





Sugerencias Semanales

Recomendados -UNODOS

Asesorías -UNODOS

Boletín Semanal

 VEA AQUI  !!!
 ALOCUCIONES     
 PAPA FRANCISCO 
 EN COLOMBIA