CAPACITACION INSTITUTOS 1 Y 11 VIRTUAL ...

Quédate en casa...

Miercoles

 Miércoles, 23 de Septiembre de 2020
 

Lecturas:

Proverbios 30, 5-9
No me des riqueza ni pobreza, concédeme mi ración de pan

La palabra de Dios es acendrada, él es escudo para los que se refugian en él. 

No añadas nada a sus palabras, porque te replicará y quedarás por mentiroso. 

Dos cosas te he pedido; no me las niegues antes de morir: aleja de mí falsedad y mentira; no me des riqueza ni pobreza, concédeme mi ración de pan; no sea que me sacie y reniegue de ti, diciendo: "¿Quién es el Señor?"; no sea que, necesitando, robe y blasfeme el nombre de mi Dios. 

Salmo responsorial: 118
Lámpara es tu palabra para mis pasos, Señor.

Apártame del camino falso, / y dame la gracia de tu voluntad. R. 

Más estimo yo los preceptos de tu boca / que miles de monedas de oro y plata. R. 

Tu palabra, Señor, es eterna, / más estable que el cielo. R. 

Aparto mi pie de toda senda mala, / para guardar tu palabra. R. 

Considero tus decretos, / y odio el camino de la mentira. R. 

Detesto y aborrezco la mentira, / y amo tu voluntad. R. 


  Lucas 9, 1-6  

Los envió a proclamar el Reino de Dios y a curar a los enfermos
 
En aquel tiempo, Jesús reunió a los Doce y les dio poder y autoridad sobre toda clase de demonios y para curar enfermedades. Luego los envió a proclamar el Reino de Dios y a curar a los enfermos, diciéndoles: "No llevéis nada para el camino: ni bastón, ni alforja, ni pan, ni dinero; tampoco llevéis túnica de repuesto. Quedaos en la casa donde entréis, hasta que os vayáis de aquel sitio. Y si alguien no os recibe, al salir de aquel pueblo sacudíos el polvo de los pies, para probar su culpa". Ellos de pusieron en camino y fueron de aldea en aldea, anunciando la Buena Noticia y curando en todas partes. 

 
  REFLEXIÓN
 
¿Cómo hacer que la Palabra sea creída? Este mes de la Biblia nos propone Jesús el secreto de la misión, llevar el evangelio y sanar los enfermos, solo será posible desde una actitud de total desprendimiento, sin llevar nada para el camino, sin pan ni dinero, confiando siempre en Dios, a imitación del Maestro, enviado por el Padre. Esto parece imposible en un mundo como el nuestro, en el que la confianza está siempre puesta en las cosas, en los medios, en la técnica y casi nunca en la fuerza de Dios. Nos parece una locura, por eso nos enseña el orante de la primera lectura: dame dos cosas “sinceridad” y “lo necesario”, porque reconoce que es una tentación tener más de la cuenta y olvidarse de Dios. Los pobres dependemos de Dios y con ello tenemos una gran ayuda para la libertad y la alegría del evangelio. Nos preguntamos, ¿Qué pedimos a Dios en nuestras oraciones, aceptación libre o complacer nuestros egoísmos? ¿Cómo vivimos nuestro ser enviados, desprendidos y libres, o cargando nuestros propios refugios?  

 
Fuente: Servicios Koinonia
Whatsapp Whatsapp LinkedIn Pinterest LinkedIn LinkedIn Google+ Google+
Video lateral - 10
Boletín
Nombre:
Correo electrónico:
Galeria de Video - General
Recomendados y Asesorias
Recomendados - UNO DOS

Asesorías - UNO DOS
Galeria Fotografica
 


Sugerencias Semanales

Recomendados -UNODOS

Asesorías -UNODOS

Boletín Semanal